jueves, 15 de diciembre de 2016

EOSTREMONATH (UNA FESTIVIDAD PARA EOSTRE)

Eostremonath es el mes de Eostre, el momento de celebrar la festividad de la diosa de Eostre. Eostre es el nombre en ingles de la diosa germánica Ostara. Su festividad, casualmente, tenía lugar cerca de la festividad pascual de los cristianos, que conservó su nombre tanto en inglés moderno (Easter) como en alemán (Ostern). Eostre es una dios de la primavera y del amanecer; una diosa de los nuevos comienzos. Su nombre está relacionado con el este, por donde sale el Sol.

Muchas ilustraciones tradicionales de la Pascua (conejos, huevos, pollos y patos) son conmemoraciones de la fertilidad y la renovación de la primavera. Los huevos son una de las tradiciones más persistentes de la Pascua, tanto por su representación de una vida renovada como por su abundancia. En un entorno natural, las gallinas ponen más huevos en primavera que en cualquier otra estación. Invita a tus amigos a una fiesta para colorear huevos con un premio para el más creativo. Los huevos se pueden decorar con runas u otros símbolos paganos, o cualquier cosa que evoque tu imaginación.

Haz una limpieza a fondo de tu casa. Como una diosa de los nuevos comienzos, Eostre nos ensalza a eliminar lo viejo y dar paso a nuevas oportunidades y posibilidades.

Alaric Albertsson

OSTARA

Ostara, el equinoccio vernal, es el primer día de la primavera. Muchas religiones modernas y tradiciones seculares, entre las que se incluye la Pascua, tienen orígenes paganos. Ostara es la diosa germánica de la primavera. Tiene lugar cuando Perséfone regresa a la tierra después de gobernar durante seis meses el inframundo. Momento de grandes promesas y un nuevo crecimiento, Ostara es un época para los cambios personales. Los huevos de Ostara pueden ser una gran herramienta para esta guía. Simplemente marca los huevos, antes o después de teñirlos de colores brillantes de primavera, con runas u otros símbolos adivinatorios y después escóndelos por tu casa para que tus amigos los encuentren. Aconséjales que mantengan su mente concentrada en su pregunta mientras participan en una divertida y desafiante búsqueda del huevo de Ostara (las personas solitarias pueden hacer una adivinación similar cerrando los ojos y haciendo una tirada como si fueran las cartas del tarot). Observa cómo coinciden los símbolos a medida que la caza (o la tirada) progresa. A continuación, puedes cargar los simbolos con intensa energía primaveral recitando un sencillo canto de primavera con el nombre de la diosa sobre los huevos ("¡Eos, Eostre, Ostre, Eostar, Ostara!) antes de comerlos, para "plantar" las energías dentro, bendiciéndote a ti mismo con las energías de la primavera y un nuevo comienzo.

Thuri Calafia (Agenda de las Brujas 2017)

HRETHMONATH (MES FEROZ)

El pueblo anglosajón celebraba el tercer mes del año como Hrethmonath, o "mes de Hrethe". Como adjetivo, Hrethe significa "fuerte" , lo que describe muy bien el temperamento de la madre naturaleza en esta época del año. Hrethe es una diosa de la tierra cuyo nombre puede ser una variante de la diosa germánica continental Hertha, conocida por los suevos como Nerthus. El nombre de Herthe es también similar a hriper en inglés antiguo, que significa buey o vaca, en referencia a las vaquillas que llevaban la imagen de la madre tierra continental en su procesión anual, según Tácito.

Hrethmonath es un buen momento para volver a conectar con la tierra. Sal fuera y trabaja un poco en el jardín. Empieza a jacer una pila de abono para transformar la acumulación de hojas del invierno y otros deshechos natur ales en humus fértil. Si no tienes tu propio jardín, ve a un parque de tu zona y limpia toda la basura que encuentres allí. Observa los árboles que crecen a tu alrededor. Si no sabes de qué especie son, consigue un libro de identificación de árboles y averígualo. Coloca un bebedero para pájaros y pon una roja inclinada en el centro para que las abejas y otros insectos también puedan beber sin ahogarse. Los espíritus de la naturaleza te lo agradecerán.

Por Alaric Albertsson (Agenda de las Brujas 2017)

SOLMONATH (MES DEL LOBO)

El segundo mes del antiguo calendario ingles es Solmonath. Los escribanos anglosajones estaban familiarizados con la palabra latina sol, pero aquí el viene de la palabra en inglés antiguo sol, que significa "lodo" o "cieno". San Beda registró que los anglosajones hacían ofrendas a sus dioses en este momento colocando pasteles (probablemente más parecidos a barras de pan que a dulces azucarados) en los primeros surcos arados.

Solmonath marcaba el final de la Navidad. Debido a esto, los anglosajones que se convirtieron al cristianismo mantuvieron la tradición de celebrar la Candelaria (el 2 de febrero) como el final de la Navidad. Las velas eran bendecidas en la iglesia y luego se llevaban a casa para protegerlas de demonios y enfermedades.

Haz todas las velas que vas a utilizar durante todo el año en tus rituales y hechizos. Al elaborar tus propias velas, controlas el color y el olor, y puedes incluso añadir una pizca de hierbas o ingredientes mágicos similares a la cera fundida. Si nunca has hecho tus propias velas, existen sencillos kits en tiendas de manualidades. Solmonath es un tiempo de preparación, así que elabora una lista con sus objetivos mágicos para el año.

Por Alaric Albertsson (Agenda de las Brujas 2017)

IMBOLC

Imbolc, la fiesta de la luz, también es llamado a menudo día de Santa Brigida. Brigida es la diosa celta de la curación, las artes y la poesía. Se convirtió en Santa Brígida con la cristianización de Europa, pero su culto nunca ha muerto, sus pozos sagrados todavía se pueden encontrar en abundancia en las zonas rurales de Irlanda, y en el gran monasterio de Kildare, su fuego todavía es atendido por monjas a las que nunca se les permite salir.

Podemos conmemorarla y honrarla tejiendo cruces solares de paja, bendiciendo agua para bañarnos o purificar nuestro hogar, o elaborando velas con finalidades mágicas. Las velas de cera laminada son fáciles de hacer, y la cera de color se puede superponer con aceites y hierbas mágicas (no demasiadas, o las hierbas arderán como velas romanas), impregnando la vela con nuestros propósitos. También podemos comprar velas pequeñas de colores en tiendas esotéricas y grabarlas antes de cubrirlas con aceites mágicos. Una bonita tradición es decorar (o hacer) una vela por cada persona a la que deseamos enviar salud, abundancia u otras bendiciones. Lo mejor es pedir primero permiso o pedir a su espíritu guardián que sólo acepte la bendición si la persona lo desea.

Por Thuri Calafia (Agenda de las Brujas 2017)

YULE TARDÍO

En el calendario ingles antiguo, el primer mes siguiente al solsticio de invierno se llamaba Yule tardío o después de Yule. Hoy en día, muchos paganos celebran Yule como el propio solsticio, pero Yule solía ser una estación completa que duraba dos meses lunares. Este último mes, Yule tardío, era una época para prepararse para la próxima primavera. Los agricultores bendecían sus arados en una festividad que llegó a ser conocida en la era cristiana como Lunes del Arado. La mayoría de los pueblos compartían un arado común, que se guardaba en la iglesia local cuando no era utilizado. El primer lunes después del día de Reyes (6 de enero), un sacerdote bendecía el arado para asegurar una aprobación divina en la temporada de cultivo venidera. Un texto datado en el siglo XI da instrucciones para bendecir un arado con incienso, hinojo y sal.

Es probable que no tengas un arado para bendecir, pero éste es un buen momento para volver a consagrar tu Athame y otras herramientas rituales. Si eres jardinero, limpia y repara las palas, azadas y horquillas que utilizas para trabajar la tierra. Puedes bendecirlas frotándolas con hinojo y sal y pasándolas por los humos del incienso que desprende tu incensario.

Por Alaric Albertsson (en la Agenda de las Brujas 2017)

martes, 4 de octubre de 2016

ÍBEROS: RELIGIÓN Y MUNDO FUNERARIO

Se trata de una RELIGIÓN de creencias animistas, en la que tanto los seres fabulosos (esfinges, grifos, bichas), como las bestias divinizadas (leones, toros), protegen las tumbas aristocráticas.

En su fase más antigua (siglos VI - V antes de la era común), la Cultura Ibérica exhibía sus imágenes sagradas en las tumbas, por lo que el ritual (con tintes orientalizantes) pretendía fundamentalmente otorgar un carácter divino o heroico al jefe. En ocasiones es tal valor el del héroe, que se convierte en el protagonista de composiciones escultóricas en las que lucha contra los enemigos (Porcuna, Jaén).

Más adelante, la religiosidad se transformó en colectiva y se vinculó al territorio. Las imágenes humanizadas fueron más corrientes, y el esplendor pasó del exterior de la tumba al recogimiento interior de la misma.

Las damas, posiblemente la imagen de una deidad humanizada, tomaron el relevo de los guerreros en perpetuar el estatus de las altas jerarquías. A partir del siglo IV antes de la era común aparecieron los santuarios públicos, en los que los exvotos (humanos o animales) simbolizaban una comunicación directa del oferente con el dios o los dioses. De esta época son la mayoría de imágenes divinas importadas (Astarté, Melqart, Artemisa, Deméter, Tanit), frecuentes en los lugares de culto de los colonizadores y que quizás los íberos adoptasen parcialmente.

Lamentablemente no tenemos conocimiento del panteón íbero, y quizás sus dioses "autóctonos" no tuvieron nombre, sino que los niveles de su universo (tierra, mar y aire) se mostraban a través d e los símbolos y no de las representaciones humanizadas de dioses.

Los SANTUARIOS de los íberos eran entornos naturales privilegiados, desde donde se disfrutaba de un buen paisaje, en ocasiones acompañado de una cueva. En ellos el devoto ofrendaba directamente a las invisibles divinidades toda suerte de objetos y comida, entre los que destacan los exvotos, unas figurillas con forma humana o animal, que se encuentran en grandes cantidades depositadas en hoyos, tanto naturales como artificiales.

El RITUAL FUNERARIO más utilizado por los íberos fue la cremación, que normalmente se asocia a las clases dominantes.El ritual de enterramiento se desarrollaba de esta forma: se honraba al cadáver en la vivienda, se transportaba en procesión hasta el lugar de cremación, se quemaba vestido y con pertenencias en una pira que ardía durante horas, se lavaban y colocaban los restos no incinerados en una urna, se realizaba un banquete funerario en el que el difunto participaba en forma de deposición de alimentos y se colocaban más objetos a modo de ajuar junto a la urna cineraria. Finalmente se cerraba la tumba y se señalizaba.

FUENTE: panfleto informativo de una exposición sobre los íberos que hubo en Vitoria hace unos años.